Horario de Misas

Visita nuestro Facebook

  • Facebook Classic

De lunes a viernes a las 19:30 h

(1 de mayo al 31 de agosto: 20:30 h)

Sábados: 10 h (se suprime desde el 1 de mayo al 31 de agosto) y 19:30 h (1 de mayo al 31 de agosto: 20:30 h)

 

Domingos: 10 h y 12 h

 

Santo Rosario: De lunes a sábado a las 18:30 h.

(Desde el 1 de mayo al 31 de agosto a las 19:30 h)

 

Adoración Eucarística: Jueves de 9 h a 19:30 h

(Desde el 1 de mayo al 31 de agosto de 9 h a 20:30 h)

Atención personal

Despacho parroquial​
 

Todos los lunes de

17:30 h a 19:00 h.

 

En este horario se atenderá al tlf. 918945041

parroquiasanmartindelavega@gmail.com

 

© 2023 by PURE. Proudly created with Wix.com

Sacramento de la Penitencia o de la Reconciliación

"Los que se acercan al sacramento de la penitencia obtienen de la misericordia de Dios el perdón de los pecados cometidos contra El y, al mismo tiempo, se reconcilian con la Iglesia, a la que ofendieron con sus pecados. Ella les mueve a conversión con su amor, su ejemplo y sus oraciones" (LG 11). (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1422)

 

"Toda la fuerza de la Penitencia consiste en que nos restituye a la gracia de Dios y nos une con Él con profunda amistad" (Catecismo Romano, 2, 5, 18). El fin y el efecto de este sacramento son, pues, la reconciliación con Dios. En los que reciben el sacramento de la Penitencia con un corazón contrito y con una disposición religiosa, "tiene como resultado la paz y la tranquilidad de la conciencia, a las que acompaña un profundo consuelo espiritual" (Concilio de Trento: DS 1674). En efecto, el sacramento de la reconciliación con Dios produce una verdadera "resurrección espiritual", una restitución de la dignidad y de los bienes de la vida de los hijos de Dios, el más precioso de los cuales es la amistad de Dios (Lc15,32). (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1468)

 

Este sacramento reconcilia con la Iglesia al penitente. El pecado menoscaba o rompe la comunión fraterna. El sacramento de la Penitencia la repara o la restaura. En este sentido, no cura solamente al que se reintegra en la comunión eclesial, tiene también un efecto vivificante sobre la vida de la Iglesia que ha sufrido por el pecado de uno de sus miembros (cf 1 Co 12,26). Restablecido o afirmado en la comunión de los santos, el pecador es fortalecido por el intercambio de los bienes espirituales entre todos los miembros vivos del Cuerpo de Cristo, estén todavía en situación de peregrinos o que se hallen ya en la patria celestial (cf LG 48-50). (Catecismo de la Iglesia Católica, n.1469)

 

Horarios

Todos los días antes de la Eucaristía, siempre que lo soliciten con antelación.

Víspera de domingo, domingos y días de precepto, media hora antes de la misa.

 

Celebración comunitaria de la penitencia. 

En los tiempos litúrgicos de Adviento y Cuaresma se hace una celebración comunitaria de la penitencia, a la que acuden otros sacerdotes de los municipios cercanos para impartir el sacramento de la confesión.